Crónicas de coronavirus 24, vigesima cuarta de?

Crónicas de coronavirus 24

Ricardo Urquidi

Dedicada a Pelucha, (de raza Labrador) que el pasado 5 de Mayo cumplió diez años con nosotros

Kateri y Corsini es un matrimonio joven, los dos trabajan en el magisterio y a escasos tres años de haberse casado han decidido no tener hijos hasta que ambos cumplan treinta años, viven en una privada cerca de la Talleres, ahora con la pandemia para fortuna de ellos han podido trabajar desde su casa, los dos se conectan por medio de internet, al principio la idea les agrado, pero ahora sienten que están trabajando mas de lo normal, cuando su rutina era despertarse a las seis de la mañana, bañarse, desayunar para irse juntos a sus centros de trabajo, volver comer juntos, para luego ver un poco la tele y en la noche preparar la clase del siguiente.

Su hogar es modesto pero suficiente para ellos en esta etapa de su vida, Kateri amante de los perros, desde su boda se mudó con una simpática hembra de raza Cocker canela de tres años de edad, Pelucha de nombre, inquieta siempre pendiente de lo que acontece en su alrededor, además  tienen siete vecinos más, debido a la inseguridad han planeado poner una puerta metálica en la entrada para evitar la visita de gente indeseable, sin embargo no se han puesto de acuerdo, han respetado las indicaciones de la pandemia, no van juntos a las tiendas a comprar, salen solo lo necesario, los dos dudaron y estuvieron a punto de visitar a sus Padres el domingo pero optaron por el saludo mediante la video llamada, a través de los noticieros saben muy bien de los riesgos.

Un día se acostaron tarde por estar viendo una serie en Netflix, llegaron hasta el capitulo sexto, el sueño los venció a la una, como a las cinco, Pelucha empieza a ladrar, son aullidos de alerta, Kateri somnolienta se levanta y en fila rumbo a la sala, ahí está su mascota, curiosa se asoma por la ventana y las luces de acceso a la privada no le indican ningún movimiento: “A quien le ladras, Pelucha?”, levantando sus manos el can solo busca cobijo como respuesta, Kateri se da por vencido y regresa a la cama.

Después de trabajar vía internet, aprender nuevas técnicas pedagógicas para dar clases en línea, el joven matrimonio no siente la claustrofobia del encierro, se han compenetrado bien aislados, Corsini ha aprendido hacer tortillas de harina, sin las prisas de la mañana, ha empezado a cocinarse su propio desayuno, el cereal con leche que no requiere de recetas, ya no es su primera opción, Kateri experta en huevos estrellados acompañado en salsas en sus todas las modalidades, con paciencia ha guiado a su amado discípulo, para que conozca el arte culinario, que en su casa no recibió por ser un hijo mimado.

En la noche Corsini invita a su esposa a continuar viendo la serie que los tiene intrigado, es sobre una historia real, donde se encarcela a un inocente acusado de asesinato, la quietud de la noche los invita al drama, al suspenso, están absortos por el desenlace, tratan de adivinarlo, pero no hay final, por lo menos en la primera temporada que los agarra a las doce de la noche: “Empezamos la segunda?”, pregunta Corsini intrigado por lo que sigue, “No, mañana tengo conferencia a las nueve”, resignado abraza a su señora y los dos en posición fetal se duermen.

Nuevamente como reloj a las cinco, Pelucha ladra, pegando su hocico a los vidrios de la ventana, Kateri a sabiendas de lo que le paso la noche anterior, ahora le pega con el codo a su esposo para que vaya a ver, quien es el culpable de tal imprudencia, Corsini buscando a tientas sus pantuflas obedece a regañadientes, cuando llega a la ventana, divisa una sombra, es una persona hurgando en el bote de basura, Corsini deduce que es un vagabundo buscando botes de cerveza, algo útil que pueda vender, infiere que no hay peligro y regresa a la cama, no sin antes acariciar a la Pelucha en su cabeza agradeciendo su vigía.

Continuara…

P.D. Al iniciar a escribir este relato, mi objetivo era hacerlo corto, una cuartilla y media a lo mucho, pero parece que no, esta dando mas lata, vamos a ver hasta dónde llega.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: