El día que Satanás frenó a Jordan en su único juego contra México

EDITORIAL MEDIOTIEMPO

Un año antes de llegar a la NBA con los Chicago Bulls, pero ya como el gran fenómeno del basquetbol universitario en los Estados Unidos, Michael Jordan jugó un partido oficial contra México y fue el mismísimo Satanás quien defendió al que después sería conocido como Su Majestad.

El partido debut de los Juegos Panamericanos de Caracas 1983 fue el que puso a MJ23 contra la Selección Mexicana, en el que Satanás lo dejó en apenas 18 puntos.

Apenas salía del cascarón, pero ya era Michael Jordan. Todos sabíamos quién era, al año siguiente se catapultó al llegar a la NBA, pero ya era un tremendo jugador colegial”, contó José Luis “Satanás” Arroyos, entonces integrante del Tri de basquetbol y considerado uno de los mejores jugadores históricos de nuestro país.

En aquel 1983, Jordan fue elegido el mejor basquetbolista colegial en toda la Unión Americana y con ese cartel llegó a los Panamericanos, donde compartió el Grupo A con el Tricolor, Brasil, Uruguay y la anfitriona Venezuela.

Lo primero que notamos fue su salto, no era como el del resto de nosotros, tenía una chispa especial. No sabíamos cómo podía despegar de tan lejos para llegar a la canasta, fue en ese torneo que comenzó a escribir su historia internacional”, rememoró Satanás en entrevista con la página oficial de la NBA en México.

México vs. Estados Unidos y la semiproeza del Tri

El panorama era poco alentador porque no solo tendrían que frenar a Michael Jordan, también a elementos como Sam Perkins y Mark Price que poco después llegaron a la NBA, sin embargo, comandados por Satanás Arroyo, dieron una de sus mejores exhibiciones históricas que casi les da el triunfo; al inicio México llegó a estar 20-4 arriba.

Nos fuimos en ventaja por dos dígitos (47-36) al medio tiempo, pero para la segunda parte metieron presión de toda la cancha y se nos terminó el aire, no supimos descifrarla”, recordó Arroyo.

El partido terminó 74-63 para Estados Unidos, que impuso la lógica y se llevó el Oro. Pese a la derrota, la participación mexicana fue histórica no solo por ponerle cara al poderoso quinteto, también por conquistar la Medalla de Bronce en esos Juegos Panamericanos de 1983.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: