Pérdidas, dudas, indefiniciones en la Liga Mx

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El panorama de la Liga Mx se ve incierto.

Hasta este viernes 22 los propietarios de los 18 clubes que participan en el campeonato lograron ponerse de acuerdo para dar por terminada la temporada Clausura 2020.

El martes 19, en la conferencia de prensa vespertina, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, advirtió: “Tenemos algunos estados, como Nuevo León y Jalisco, que apenas van a empezar con la epidemia”.

Ese mensaje deshizo el plan de los integrantes del Comité de Desarrollo de la Femexfut, cuya intención era anunciar el miércoles 20 el fin de la temporada; incluso se manejaban varios escenarios: unos pugnaban por concentrar a los equipos en Monterrey y llevar a cabo un torneo para concluirla; otros proponían Jalisco, unos más la Ciudad de México, donde se registra el mayor número de contagios de coronavirus.

El mismo miércoles 20 la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunció su Plan Gradual hacia la Nueva Normalidad, que prevé la reanudación de actividades deportivas sin presencia de público a partir del 1 de julio, lo que implica que equipos como América, Pumas y Cruz Azul estarían en condiciones de jugar el Clausura 2020.

El Comité de Desarrollo de la Femexfut decidió aplazar su decisión y anunció una reunión para este viernes con las autoridades de la Secretaría de Salud. Después celebró un encuentro con los representantes de los 18 equipos para definir el rumbo del torneo Clausura 2020.

Ante la indefinición, algunos directivos ven con alarma la posibilidad del incumplimiento de contrato al medio millar de jugadores implicados, quienes verán reducidos sus salarios, así como a los clubes, que sufrirán una considerable merma en sus ingresos por derechos de transmisión y de sus anunciantes.

Es factible que el impacto alcance por igual a los patrocinadores y a las cadenas de televisión poseedoras de los derechos de transmisión: Televisa, TV Azteca, Fox Sports, ESPN y TUDN, filial de Grupo Televisa. A esto debe agregarse el quebranto de ingresos en las taquillas de los estadios y, en general, las pérdidas comerciales, mientras las grandes cadenas televisivas sufren por la falta de contenido en sus segmentos deportivos.

David Medrano, analista de futbol de TV Azteca, publicó en su cuenta de Twitter que el costo de la cancelación del Clausura 2020 arrojará pérdidas cercanas a los 2 mil millones de pesos.

La cancelación del torneo –que entró en situación de cuarentena el 15 marzo– arroja balances desfavorables: “Todos salen perdiendo. Eso es definitivo”, advierte el empresario José Antonio García, expropietario de los Potros de Hierro del Atlante –que participa en el recientemente desaparecido Ascenso Mx–.

En entrevista, el exdirectivo de la Femexfut afirma: “Sin consulta, es lógico que disminuyan los derechos de televisión y baje la publicidad; algunos hasta se retirarán. Lógicamente, va a repercutir en el estado financiero de cada club, sobre todo en los que no tienen un respaldo. Van a sufrir; también van a sufrir los jugadores… hasta que esto no se reactive.

“Hay que ver cuánto tiempo tardará el futbol en sobreponerse. Primero está la salud, después la recuperación económica –el saneamiento de las finanzas de las empresas–; luego, a pensar en la publicidad para reactivar tus ventas. Pero ese es el último presupuesto que siempre manejan las empresas.”

Los grandes afectados

La crisis apenas empieza a golpear la Liga Mx, cuyos equipos han dependido, de antaño, del respaldo de las grandes empresas, algunas de las cuales son, en los hechos, los verdaderos dueños del balón.

El principal torneo de futbol mexicano se juega en tres categorías. En un primer plano están los equipos que cuentan con el respaldo de poderosas empresas: Tigres de la U. de Nuevo León con Cementos Mexicanos (Cemex), compañía nacional que ocupa el tercer sitio mundial en ventas y domina el mercado nacional con aproximadamente 50% de la producción y ventas.

En este selecto grupo figura Monterrey, que pertenece a Fomento Económico Mexicano (Femsa), embotellador de Coca-Cola, dueño de las cadenas Oxxo y de Grupo Bimbo, entre otras empresas.

El América, propiedad de Emilio Azcárraga Jean, tiene el respaldo de Televisa, uno de los consorcios de mayor alcance en los países de habla hispana.

Si bien TV Azteca puede ubicarse en este exclusivo sector, sólo ostenta 30% de las acciones de los equipos Santos de Torreón, Morelia y Atlas, en sociedad con Grupo Orlegi, de Alejandro Irarragorri, quien posee el 70% restante.

En otra rama están los clubes considerados de categoría mediana –desde el aspecto meramente económico, no de preferencia popular–, entre ellos: Chivas de Guadalajara, cuyo propietario fue el empresario Jorge Vergara, fundador y dueño de Omnilife, ahora en posesión de su hijo Amaury.

En esta categoría mediana también figuran Xolos de Tijuana. Aunque el verdadero dueño del club, el empresario Jorge Hank Rhon, quien no presume tanto dinero como Cemex o Femsa, tiene el apoyo de otra de sus empresas: Grupo Caliente, dedicada a la industria de las apuestas.

Con presencia en al menos 15 países en América Latina y Europa, ese consorcio consiguió su mayor impacto mediático del año en septiembre de 2018 con la contratación del argentino Diego Maradona para dirigir a Dorados de Sinaloa, que compite en la ahora llamada Liga de Desarrollo –antes Ascenso Mx–, que también le pertenece.

A diferencia del resto de sus competidores, la administración de los Pumas de la UNAM se mueve con sus propias reglas, por medio de la figura de un patronato que, de acuerdo con el estatuto del equipo, es responsable de “planear, ejecutar y decidir en beneficio de los socios de la institución”. A este patronato le corresponde conseguir los recursos para la operación del club.

Valentín Díez Morodo, quien heredó de su padre Nemesio Díez el Deportivo Toluca Futbol Club, es considerado el artífice en la expansión de las empresas Telefónica, Zara y OHL. También es miembro del Grupo Financiero Banamex, Banco Nacional de Comercio Exterior, Zara México y Bodegas Vega Sicilia.

La revista Líderes Mexicanos, en su apartado de los “300 líderes más influyentes de México”, señaló que el manejo de algunas de las inversiones de Díez Morodo “suenan más a hobbies”, como el caso del equipo Diablos Rojos, que llegó a formar parte del patrimonio de Grupo Modelo.

Un daño generalizado

En este segundo segmento también asoma Cruz Azul, equipo de la Cooperativa La Cruz Azul, SCL, ambas presididas por Guillermo Billy Álvarez, a quien le resulta difícil la obtención de campeonatos.

La última vez que Cruz Azul levantó un título de liga fue en el torneo Invierno 97. Justo ahora que el club se perfilaba para romper la larga sequía como líder del torneo, la pandemia lo sorprendió. Al Clausura 2020 todavía le restan siete de las 17 fechas y la liguilla para su formal conclusión.

Carlos Slim irrumpió en el futbol nacional como copropietario con el 30% de las acciones de los equipos Pachuca y León –con una inversión inicial de 100 millones de dólares– en sociedad con Grupo Pachuca, perteneciente a Jesús Martínez.

En septiembre de 2017, luego de una relación de cinco años, Grupo Pachuca informó del rompimiento de la sociedad con el empresario.

En mayo de 2014, Olegario Vázquez Raña, de Grupo Imagen, compró a Gallos Blancos de Querétaro, que era propiedad de Amado Yáñez, investigado por el fraude de Oceanografía. Bajo la gestión de Vázquez Raña el equipo dio un golpe mediático con el fichaje estelar del brasileño Ronaldinho.

Sin embargo, en diciembre de 2019 Grupo Caliente oficializó la adquisición de Gallos Blancos, después de que Grupo Imagen no pudo estabilizar al club en sus finanzas económicas.

El equipo queretano integra, junto con Puebla, Necaxa y el benjamín FC Juárez la llamada tercera categoría de la Liga Mx; es decir, la de los equipos modestos. Todos ellos carecen del respaldo de las grandes empresas. Un ejemplo claro de las penurias de los Gallos Blancos fue la reducción del sueldo de los jugadores y cuerpo técnico de la que fueron objeto. El pasado 26 de marzo, el entrenador del Querétaro, Víctor Manuel Vucetich, reconoció que ahora el club les pagará una parte de sus sueldos, mientras continúe la pandemia de covid-19.

Clubes como América, Pumas, Santos, Puebla, Pachuca, León, Atlético San Luis –propiedad del Atlético de Madrid– y Necaxa también decidieron reducir el sueldo de sus jugadores; en el caso de Tigres su directiva no piensa llegar a tal resolución para amortiguar el impacto financiero.

Sobrevivir, la prioridad

Para José Antonio García, la cancelación del torneo afecta a todos por igual, al prevenir que “los derechos de transmisión y los grandes presupuestos de publicidad se van a retirar. Ahora, la prioridad de cualquier empresa no es la publicidad en el futbol, sino mantener a flote su compañía, a sus empleados y las finanzas. Muchas veces la publicidad es un extra para crear mayor venta, pero cientos de millones de pesos irán a la deriva, en el sentido de que los derechos de transmisión y la publicidad tienen que bajar”.

Y sentencia: “O llegan a un arreglo, o se retiran de la publicidad. Todo gira alrededor de la derrama de dinero; es un impacto muy duro, muy severo”.

Por lo anterior, dice, el jugador debe de estar consciente que le van a reducir su sueldo y a los dueños que veían una bonanza con la posesión de dos o tres equipos “les va a pegar también, porque las grandes empresas que están detrás del futbol mexicano también van a sufrir, como Femsa, Cemex, Televisa, TV Azteca”.

García reitera: “Si van a padecer las grandes empresas, con mayor razón sufrirán los que estaban manejando con mucha habilidad a equipos por los derechos de transmisión, la publicidad y los ingresos. Atrás no tienen ninguna empresa”.

–¿Cómo quiénes?

–Quita a los (clubes) de Cemex, Femsa, TV Azteca, Televisa y hasta Chivas. Van a sufrir Puebla, Querétaro, Ciudad Juárez, Grupo Orlegi y Grupo Pachuca, a pesar de que este último tiene una buena estabilidad con sus escuelas de futbol y su museo, pero también tiene que llegarle un poco la crisis en un momento dado.

El temor por la propagación del contagio y la enorme incertidumbre del gobierno federal respecto a la situación de la pandemia son, entre otras, las dudas de los directivos y dueños de clubes ante los efectos del coronavirus.

De momento, la Liga Mx no tiene una fecha determinada para reanudar. La decisión prevista para el miércoles 20 fue aplazada; por ahora sólo Chivas –que ya le realizó tests a sus futbolistas–, Pumas, Cruz Azul, Tigres y Juárez se reportan listos para reiniciar la competencia.

No obstante, los estragos de la pandemia ya surten efectos: el martes 19, la Liga Mx y la MLS oficializaron la cancelación de tres eventos: MLS All-Star Game, Leagues Cup y la Campeones Cup durante este año.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: