Crónicas de coronavirus 31, trigésima primera de?

Crónicas de coronavirus 31

Ricardo Urquidi

El pasado sábado ultimo del mes de Mayo en mas 70 ciudades del país se efectuó una marcha en contra de la administración federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador, si bien no fueron numerosas en términos cuantitativos, no representaron a la mayoría de la población, fue una manifestación automotriz, donde los inconformes mostraron pancartas en repudio a las políticas del gobierno federal, por las notas periodísticas y videos en las redes sociales, lo que ahí sucedió es una clara muestra un nuevo escenario social político que es por demás preocupante, además de peligroso.

En épocas pasadas la mayoría de las discusiones, confrontaciones sobre temas políticos que se dirimían en la escena familiar, social, coloquial se efectuaban en contraposición de los avances, hechos, propuestas que los partidos políticos a través de sus representantes de elección popular, sus logros, tropiezos, reformas, en la discusión familiares, de amigos de diferente afiliación partidista gracias al encono del debate perdían su relación afectiva, la lucha política se efectuaba entre un panista contra un priista, un perredista contra uno de Movimiento Ciudadano, alguien del PANAL contra uno del partido verde, era una lucha ideológica o a través de un triunfo de sus candidatos  buscar chamba para los simpatizantes y militantes de las diferentes fuerzas políticas.

Ahora gracias a la política divisionista de AMLO en donde se busca con programas asistencialistas, elevar la calidad de vida de la inmensa mayoría de la población mexicana que por décadas ha sido marginada, excluida del progreso del país, su política de estado no la integra con programas de fomento al autoempleo, de certificación de oficios, de educación tecnológica, lo hace un ser dependiente, a ese integrante de la clase con escasos recursos económicos en vez de regalarle una despensa en tiempos electorales, ahora le da un cheque mensual para que dependa del estado, inyectándole la vacuna social de que el proveedor de su exiguo bienestar es el estado, AMLO subliminalmente lo subyuga: “Yo soy el estado”

Paralelo a lo anterior la riqueza generada es producto de la corrupción, de la avaricia, de la impunidad, todos aquellos que pertenecen a la clase media no han logrado su bienestar, avance en términos honestos, las profesiones han sido utilizadas para enriquecerse a costa del desvalido, ante tal propuesta, argumentos de López Obrador la sociedad mexicana esta polarizada, no por los partidos políticos, sino por pertenecer a una clase social.

Así se demostró en la marcha en donde la población que se traslada en el transporte público, que no tiene medio automotriz propio, aquel sector de la sociedad que ve en los estereotipos sociales un sinónimo de riqueza, sin importar el esfuerzo por el cual se haya obtenido, ya sea por el comercio, por una profesión, por un servicio, ese conglomerado de diferentes afiliaciones partidistas critico a los manifestantes, también de diferentes afiliaciones partidistas, no por los argumentos que esgrimen en contra de AMLO y sus políticas gubernamentales, los critico por su riqueza, López Obrador está llevando al país a una confrontación en donde no importan las ideas políticas, lo que importa es a que clase social representas, porque ahí está la razón de las grandes diferencias, abismales en la distribución de la riqueza en México.

Lo que no visualiza AMLO y su propuesta fascista, es que hay una clase media pujante, vigorosa, trabajadora, que no tiene orígenes aristocráticos, de abolengo, que su apellido no tiene pedigrí, son biznietos, nietos, hijos de electricistas, de albañiles, de jornaleros, de mineros, carpinteros, de todos esos oficios nobles, que se forjaron empíricamente sin acceso a la educación profesional, y que ahora gracias a ese esfuerzo de sudor, de jornadas extenuantes de sus antepasados, que en el pasado fueron clase baja, una familia humilde, hoy en su cuarta, tercera, segunda  generación ya son profesionistas exitosos, son burócratas que sirven al progreso del país, tienen un negocio propio, un consultorio, una oficina, un despacho, sus hijos, sus nietos han podido estudiar en universidades públicas y privadas, trabajar, progresar en el extranjero, han hecho de la evolución social su estilo de vida, una forma honesta de vivir, que repudia a los políticos como él, que se sirven del poder para enriquecerse.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: