Estatal Zombi

Estatal Zombi

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

La Liga Mexicana de Beisbol, anuncio oficialmente por primera vez en 95 años de existencia, la cancelación de la temporada 2020, debido a la contingencia sanitaria provocada por el coronavirus, por más intentos de que iniciaran las acciones al mostrar la pandemia signos de control, y así los fanáticos pudieran asistir a los estadios, no se pudo, esto no es factible a corto plazo, ante las vísperas, los directivos optaron por no jugar este año.

La decisión sustentada en la prioridad de la salud, es provocada, más allá de la pandemia, por la falta de competitividad del rey de los deportes, (concretamente de la LMB) en el mercado nacional de deportes profesionales, su oferta para las grandes cadenas nacionales de televisión es poca atractiva, no logra vender un producto que solo alcanza los mercados regionales en donde se desarrolla, es una mercancía que no puede o no ha logrado tener la visión para estar al parejo del principal deporte de masas en el país como lo es el futbol.

Los propietarios de los equipos de la más antigua liga profesional de beisbol que existe en el país, solo se han concretado en convertirse en un monopolio para la exportación de peloteros a las Grandes Ligas, su éxito o sobrevivencia depende en gran medida de los patrocinios de los gobiernos estatales, de los apoyos de las marcas cerveceras y de las taquillas, si bien es cierto los juegos se trasmiten por tv, en la mayoría de los casos solo tienen cobertura en las redes sociales o bien en las cadenas de tv locales.

Por tal motivo la idea de jugar con gradas vacías era más que utópica, por lo que optaron por lo sano.

Algo muy parecido sucede con el Estatal, no tiene los elementos para jugar a puerta cerrada, desde que inicio la cuarentena allá por el mes de Marzo, la Liga Estatal no tiene plan B, su única opción depende del color del semáforo que marquen las autoridades sanitarias, mientras tanto no se aprovecha la situación para explorar, cualificar, cuantificar nuevas formas de llevar a la afición el rey de los deportes.

La vida, organización, economía del Estatal depende en gran medida de la taquilla y la venta de cerveza, la hoguera de vanidades de directivos que los ha llevado a pagar nominas dignas de un equipo profesional, de ganar a toda costa un campeonato a costa de Don Dinero, de la influencia y poder de manipulación de resultados, de regirse bajo estatutos que nadie respeta, bajo ese ambiente, la flojera administrativa, el rezago histórico los ha llevado a olvidarse de mejorar la organización, mercadotecnia, logística, ver otras formas de ingresos para cuando en su caso exista una eventualidad como la que vivimos, tener las armas para que el espectáculo deportivo no se suspenda, no dependa de determinado ingreso, en el pleno 2020 a 84 años de existencia de la liga se ve muy lejos la licitación de derechos de transmisión del Estatal por radio y televisión.

Por lo que en estos momentos el estatal se juega con fanáticos o no se juega, y si se juega se van a requerir importantes sumas de dinero para garantizar la salud de los asistentes, van a medir la temperatura al entrar al estadio?, uso de cubre bocas obligatorio?, de imponer mediante la fuerza pública disciplina en las gradas para respetar las medidas sanitarias, existe la planeación sanitaria? sobre todo, para la hora de regresar a las acciones?, que se va hacer en las gradas?, en los pasillos?, en las taquillas?, en las rutas de congestionamiento de fanáticos?, que personal adicional al ya existente se va agregar?, o se va a dejar a la misma conciencia del aficionado el orden hacia el interior del estadio?, desgraciadamente el Estatal esta como la LMB, muy lejos de la Liga Mexicana del Pacifico, que si lo quisiera podría jugar sin fanáticos en las gradas, gracias a los derechos de transmisión vendidos en exclusividad, gracias a su organización que dentro del contexto latinoamericano es la mejor.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: