Crónicas de coronavirus 40

Crónicas de coronavirus 40

Ricardo Urquidi

El caso del aurífero Israel Beltrán como concesionario de una estación de radio, es el modelo típico de lo que sucede en los medios de comunicación, tanto en su relación con el poder federal, estatal y municipal, como con sus relaciones laborales que rodean su ejercicio periodístico y como poco a poco a consecuencia de personas como él, la radio se ha degradado en cuestión de contenidos, credibilidad.

Israel Beltrán nacido en San Francisco del Oro ha sido dos veces diputado federal, dos veces diputado local, dos veces Presidente Municipal de Cuauhtémoc, siempre enarbolando la bandera del Partido Revolucionario Institucional, bajo esa perspectiva, ese historial, uno podría pensar que la actual administración Estatal con esa fobia que le caracteriza a todo lo que huela PRI, no tendría ninguna relación de servicios con el Grupo BM Radio, pero no, al contrario la propaganda ha fluido de tal manera que las radiodifusoras del grupo han sido utilizadas por el Gobierno Estatal para programas didácticos con motivo de la pandemia.

Cada vez que gracias a la participación ciudadana hay alternancia en el poder, la mayoría de los medios, no todos, entran en proceso de gatopardismo, de simbiosis, de mimetismo y a los que antes alababan, protegían, impulsaban de la noche a la mañana, cuando los unos entregan  y los otros asumían el poder, cambian de cara señalando, descalificando, lapidando para preparar la mesa para los nuevos convenios que regirán sus servicios de publicidad o propaganda, su línea editorial se convierte en un batidero de colores con el paso de tiempo, esto no es dialéctica es puro vil chayote, en otras latitudes la publicidad oficial y privada desaparece de ese medio.

En Parral la vox populi ha señalado de prestanombres a Israel, no es extraño ante la ola de rumores que a diario se esparcen, lo insólito es la actitud de Javier Corral en torno a este rumor y no abrir un expediente de investigación, considerando su obsesión por desenterrar todos los canales de corrupción de la pasada administración estatal.

Por último, antes de irnos a lo laboral, podremos afirmar que personajes priistas como el sujeto en cuestión, son los culpables del descredito total por lo que atraviesa el PRI.

En la actualidad en un análisis local, regional, inclusive estatal la profesionalización de los medios de comunicación es lejana, para empezar hay un sinnúmero de profesionales a nivel licenciatura en ciencias de la comunicación que no encuentran trabajo y se topan con bajos sueldos que no van de acorde a sus estudios, los que aceptan esos salarios lo hacen en base a su vocación, todo ello provocado en gran parte por los concesionarios que contratan a personas sin preparación a bajo costo, si con voz radiofónica, con capacidad de palabra, con una legítima aspiración a un trabajo, pero incultos, ignorantes de la Ley General de Radio y Televisión, con graves fallas de sintaxis, de pronunciación, de dicción, que abusa de la semántica en doble sentido, que se aprovecha de la falta de educación del radio escucha.

Y cuando un concesionario también a veces sin estudios profesionales, con una estrecha educación, con antecedentes de alcoholismo, misógino, que se refugia en Dios para realizar sus tropelías, ve en un profesional de los medios, a una persona que no puede manipular, que es infinitamente más capaz de él, su más primitiva reacción es tratar de humillarla, ponerla en evidencia publica, sin saber que hay una audiencia que no es su par, es su critico y su juicio pesa mas que una autoridad, más que un jefe del ejecutivo estatal que solo busca aliados perversos para mejorar su imagen en los medios, así sea a costa de sus principios ideológicos, dos extremos de la política se juntan en las personas de Israel Beltrán y Javier Corral, así sucede, pasa y acontece.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: