La cabecera de zona es Parral, no El Valle

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Cuando la Presidencia Municipal de Parral, dio el aval para la propuesta de José Ángel Rivera ante la Liga Estatal de Béisbol como Presidente del Comité Regional de Béisbol de la IV Zona, en ese momento, intrínsecamente se da por un hecho que lo va a apoyar, en mantenimiento, en logística, en promoción, difusión, en dar un espectáculo digno para la afición de Parral en primera instancia y después para los municipios que conforman la jurisdicción.

Ahora ante la decisión de la Presidencia Municipal del Valle de no apoyar al equipo representativo de su municipio en la Liga Regional, que en estos momentos es el Bi Campeón, por la instalación del césped natural en el Parque José María Torres, invitando a patrocinadores privados para que apoyen al equipo, con la disposición de jugar en cualquiera de los parques que existen en Talamantes, Pueblito, Estación Adela o Estación Morita, que cumplen con los requisitos, parece que se quisiera culpar al Valle de todos los males que afectan el inicio de la Liga Regional 2024.

En primer lugar, hasta el momento no hay ninguna declaración en torno a la intención del municipio de Parral de apoyar a algún equipo que tenga como sede la cabecera de zona, los dos equipos locales que hasta el momento han acudido a la junta de sondeo, no cuentan con el apoyo de las autoridades, están buscando empresarios, aficionados que les patrocine la inscripción, uniformes, ampayeo, anotación, todo lo que implica jugar en la Liga Regional.

Ante la crisis de convocatoria, en donde solo hay cuatro equipos interesados, con reglas que solo permiten un numero de peloteros considerados estatales, con falta de liquidez económica para armar un equipo que sea competitivo ante las potencias de Juárez, Chihuahua, Delicias y Cuauhtémoc, ante la desbandada de jugadores que ante las vísperas de que nuevamente no se les paguen sus remuneraciones, optan por emigrar, la Liga Regional atraviesa por su peor momento en décadas, sino es que la mayor en su historia.

Ante la escasa información oficial en la página oficial de los Mineros, no se sabe a ciencia cierta en qué términos se entregó en comodato el Estadio Parral o si todavía no se entrega, porque en la pasada segunda junta de sondeo, la reunión terminó a obscuras porque no se ha reinstalado la luz, adeudo que ronda los doscientos mil pesos, ( si no es esta cifra, informen por favor a cuanto asciende), hay el recurso de venta de abonos, butacas, una rifa de auto para captar recursos, pero en todo esta problemática, no aparece por ningún lado la figura del Alcalde Municipal, Cesar Peña para que con responsabilidad y determinación, coopere con la causa.

No nos extraña, la actitud, es de todos conocidos la política municipal hacia el deporte en general, no tan solo el rey de los deportes, hay una discreción para apoyar a disciplinas que son afines a sus políticas públicas, pero hasta ahí, muchas promesas y pocas nueces, ahí está el ejemplo del futbol se prometió un equipo profesional de futbol de tercera división y nada, en el basquetbol en la Liga Estatal 2023, se saludó con sombrero ajeno y ahora en el 2024 nuevamente los Mineros no participan, el caso más reciente del Gimnasio Bonsái que da resultados a nivel mundial y de pronto es desalojado de sus instalaciones, ejemplos hay muchos, ya sería masoquismo recordarlos.

A final de cuentas el núcleo de nuestros orígenes beisboleros es Parral y si las autoridades no lo comprenden, es porque hay un poco o nulo interés de apoyar a nuestra pasión milenaria, no culpemos a otros de nuestra falta de liderazgo, que se ve reflejado en los pocos equipos interesados, de los tropiezos políticos que la designación del titular del béisbol ha provocado, del pasado que nos condena.

Leave a Comment