Cancelado el Estatal 2020

out27.com

Juan terrazas

Era cuestión de tiempo, esta pandemia no ha sido tomado en serio por la población en general y ha provocado que muchos eventos se suspendan de forma indefinida. Sera la primera vez en la era moderna del béisbol estatal que no se desarrolle torneo y la segunda vez en 28 años que el titulo quede desierto.

Sin duda fue la mejor decisión, el haber arrancado el torneo provocaría problemas de salud serios, la movilidad entre ciudades aumenta la posibilidad contagios, el semáforo ni cerca está de ir al amarillo y además ninguna organización estaba preparada para cumplir las medidas sanitarias que se pide para eventos.

En México la ciudadanía no tenemos disciplina para acatar las medidas que los gobiernos están pidiendo y nuestro desorden alimenticio-cuidado de nuestro cuerpo nos está llevando a ser el tercer país con más letalidad por COVID-19 en el planeta.

Esta cancelación le habrá caído muy bien a zonas que realmente no tenían con que competir este año como Parral que pintaba año muy malo ante la calidad del equipo y los pocos recursos económicos con los que tendría ya que no tenían ni para pagar el recibo del agua, le cae muy bien a Chihuahua ya que necesitaba de una reorganización interna para enfrentar un torneo con equipo competitivo como hace años que no lo hace, le cae muy bien a Camargo el cual también presentaba pocos recursos económicos para participar…

A los que si se vieron afectados por esta medida fue a Madera que puso mucho dinero, se reforzó fuerte, tenía entrenando a la base del equipo desde Marzo y hasta los primeros días de Julio.

Cuauhtémoc también invirtió mucho dinero al equipo y al estadio que en este 2020 no abrirá sus puertas y Juarez es el mismo caso, que junto con Delicias se adelantaron en vender bonos y ahora tendrán que devolver el dinero a los aficionados que pagaron.

Triste panorama por aquellos que de manera directa o indirecta depende económicamente del rey del deporte. Incluso el haber puesto el torneo a marchas forzadas provocaría problemas de logística y de costo el cual no tendría recuperación.

Un ejemplo de ello son las Grandes Ligas los cuales con todas las medidas y reglas hay contagios por COVID-19, incluso hay alto riesgo de que el torneo de la gran carpa pueda suspenderse.En lo que respecta al torneo estatal esta cancelación deberá dejar varios ajustes y prepararse para el próximo campeonato.

Es muy difícil predecir si habrá béisbol en el 2021, ya que mientras no exista una vacuna para detener esta pandemia o medicamentos que controlen al COVID-19 de manera eficaz la normalidad no regresará.Lo primero que debe prepararse los directivos es implementar medidas de higiene para el regreso de la afición a los estadios y el viaje seguro de los peloteros para cumplir las giras.

Otra medida que deben buscar las directivas por lo menos en el estatal 2021 es en reducir el costo del torneo, ya que la economía a nivel mundial también ha recibido un duro golpe. Los principales patrocinadores que apoyaban al béisbol buscará primero recuperarse de las perdidas y apoyaran para después eventos deportivos. Muchos aficionados deberán equilibrar su economía donde incluso deberán conseguir empleo de nuevo.

Como primera medida, se debe obligar en la siguiente temporada que los equipos tengan en su mayoría peloteros oriundos del estado de Chihuahua y máximo dos refuerzos foráneos, además de implementar un tope salarial.

Otra medida es que para el estatal 2021 se arme un rol regular agrupando a los equipos en Zona Norte y Sur, y ver la posibilidad de jugar sábado-domingo a doble cartelera o en su defecto series de 2 partidos.

Y para reducir el número de jugadores participantes en el torneo sería ideal suprimir mínimo en el 2021 el bateador designado.

Tal vez para ustedes estas medidas son arcaicas y que no le darán calidad al torneo estatal, pero también hay que estar conscientes de que la recuperación será lenta y se ve muy incierto si tengamos béisbol en el 2021. A corto plazo no habrá dinero como para pagar estrellas de 20 tanto mil pesos semanales ni bolsillos de muchos aficionados que estén dispuestos a pagar 500 pesos semanales para ir al parque de pelota en familia.

Una lección muy dura nos ha dejado esta pandemia: Los que viven económicamente del deporte en muchos casos no están preparados para ganar dinero fuera de las canchas o campo de acción.

De manera triste a los deportistas de alto rendimiento se les enseña mejores técnicas para superar marcas o rendimiento de equipos, incluso se les educa de a cuanto tienen que cobrar por participar, pero nunca se le explica al deportista como ser emprendedores o sobrevivir cuando ya no sea apto para participar en torneos profesionales o semi-profesionales.

Espero sus comentarios en lectores@out27.comOut27!, se acabo el partido y esta columna tambien.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: