Mike Orpinel (Tercer Aniversario Luctuoso)

Mike Orpinel

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Mas allá de su voz que trascendió fronteras, hogares, historias, anécdotas, al mismo beisbol, la figura histórica de Mike Orpinel forma ya parte del compendio de la vida de Parral y sus generaciones.

Parral rico en personajes e historia añejada, tiene en Mike Orpinel el más claro ejemplo de lo que fuimos y queremos ser en esta lucha diaria que nos presenta el mundo, siempre cargado de relaciones abstractas, donde la tecnología nos impide trasmitir emociones, subrayar nuestras vidas y la del vecino, la del amigo hasta convertirnos en una sola familia.

Mike al igual que muchas generaciones nació con un radio en la sala de su casa, lejos de las consecuencias de lo que significo para el país la Revolución Mexicana, Mike nace en el México pujante, que construía carreteras, líneas de ferrocarril, aquel México  del crecimiento, en donde la oportunidad era de quien la trabajaba.

Como arma de unión de empuje estaba la radio y el cine, así nacieron los cronistas, los heraldos, los juglares que nos daban a conocer a nuestros líderes y el rumbo de la nación, a nuestros ídolos: Pedro Infante, Cantinflas, Tongolele, Jorge Negrete, Agustín Lara, a nuestra historia, el mexicano oía con atención la hora nacional, a la XEW, la voz de americe latina desde México, a Chucho El Roto, voces y más voces surcaban el espacio sideral, una de ellos fue Mike, nuestro cronista de la ciudad.

El epicentro de la vida de la Capital del Mundo era Mike, en las sociales, en el beisbol, Mike era nuestro intermediario, las familias parralenses no tenían más interlocutor que Mike, todo mundo se enteraba de los cumpleaños de todos, todo mundo se informaba de los viajes de todos, todo mundo felicitaba  a todos por una graduación, por un bautizo, por una boda, el radio se convirtió en un instrumento de unión entre las familias de antaño y en él estaba Mike.

Y para rematar desde la Cancha Asarco, desde la Interobrera, desde el Gimnasio Auditorio, desde el Estadio Parral, junto con Pepe Hicks, con Jaime Alvidrez, Mike nos narraba las hazañas con la pelota, con el balón, con nuestras destrezas y talentos.

Sin saberlo, ni planearlo, Mike fue dejando en el camino del ejemplo, una escuela que hoy todavía perdura entre todos los que tenemos la fortuna de tener un micrófono en la mano…

No es circunstancial que en la actualidad en pleno juego o programa de sociales de otra estación ajena a Mike, alguien solicite le saluden a un amigo…

“El pitcher se acomoda… lanza… strike el segundo… un saludo para mi Toño Uribe ahí en el Lovi”

“Ayer en el Casino de Parral, la guapa damita Luz Elena, cumplió quince años, llego a la edad de las ilusiones de la mano de sus Padres…”

En el ego de todo deportista, todo mundo añoraba que sus jugadas fueran narradas por Mike.

En la vanidad de la sociedad, todo mundo quería en su fiesta  a Mike de maestro de ceremonias.

Así navegó por generaciones y generaciones de parralenses en el deporte, en la sociedad, Mike sin quererlo fue un cronista de la ciudad, fue el fiel testigo del Parral de antaño, de ese Parral que no hemos sabido conservar y trasmitir a las nuevas generaciones.

Hoy cuando su voz se apaga, desde aquí un pequeño pero significativo homenaje póstumo al Mike Orpinel que ha sido un ejemplo y escuela para todos los que nacimos con la radio, antes de la tele, antes del internet.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: