La Bikina

La yegua llamada “La Bikina” fue un caballo de carreras que ganó 59 carreras continuas del año 1973 a 1982, realizadas en toda la república mexicana, en ciudades como Culiacán, Tijuana, Los Mochis, Mazatlán, Chihuahua, Juárez, y principalmente en Guadalajara. En ese tiempo “la Bikina” fue considerada la yegua más ligera en todo México, con un tiempo récord al correr 300 varas en catorce segundos. Esta yegua fue propiedad de don Octavio Guerrero García, casado con doña Queta Santiesteban Guerrero (+). Él es nacido en el Fuerte, Sinaloa (1935), es hijo de don Francisco Guerrero Ceceño y doña Flora García Leyva.

Fue tal la fama de la Bikina, que el compositor Bulmaro Bermúdez (n. ciudad de México) le compuso en 1977 el Corrido “La Yegua la Bikina”, tema que fuera interpretado por Ramón Gaona, Federico Villa, Lucha Villa y Antonio Aguilar, en ese orden. Bermúdez es compositor de temas tan exitosos como “Caminos de Michoacán”, “La Mochila Azul” y “La mugrosita” (estos dos últimos temas que hiciera famosos Pedrito Fernández).

La bikina Esta yegua “la Bikina” nació en Avándaro, Michoacán, hija de un caballo campeón en los Estados Unidos llamado “Romy Royal” y su madre, también corredora de ¼ de milla, originaria de San Antonio, Texas. Cuando don Antonio Guerrero adquirió a esta yegua ya iba preñada de “la Bikina”, la cual fue criada en el Hipódromo de las Américas desde los 14 meses de nacida y su entrenamiento comenzó a los 20 meses, esto gracias al apoyo del dueño del Hipódromo, don Justo Fernández Avila-Camacho (nieto del ex-presidente Ávila Camacho). El único jockey que la montó se llama Roland Banks, proveniente del Hipódromo “Los Alamitos” de los Ángeles, California (EUA). De sus cuatro crías, sólo “El Amigo” logró seguir su camino en las carreras. Como apoyo, don Octavio Guerrero tenía su equipo formado por los señores Armando Ortíz, Chico Díaz y cuatro socios de Guadalajara, todos dedicados a las carreras de caballos.

Don Vicente “Chente” Fernández Gómez (n. 1940, Huentitán el Alto, Jalisco) era amigo de don Francisco Guerrero Ceceño, padre de don Octavio Guerrero. Entre “Chente” Fernández y don Octavio Guerrero se entabló una amistad que aún perdura gracias a su mutua afición a la cría de caballos de carreras y a una apuesta doble. En su juventud entablaron una apuesta: correrían la yegua “La Bikina” propiedad de don Octavio, contra el caballo de Vicente Fernández llamado “El Milagro”, traído de Alamitos, Californa (EUA). Serían dos carreras: la primera en la Feria de Santa Rita en Chihuahua y la segunda en la ciudad de Guadalajara en los siguientes veinte días. Con motivo de la Feria de Santa Rita, realizada en un caluroso mayo de 1980, la carrera se realizó en ciudad Aldama, Chihuahua, donde Lola Beltrán se presentó para cantar. Para esa ocasión se dispuso un amplio templete como escenario que contaba con su propio camerino para uso de Lola “La Grande”.

Lola Beltrán, la Grande.
La sorpresa fue mayúscula cuando el público dejó cantando sola a Lola Beltrán en el escenario para correr a presenciar la carrera de “la Bikina” contra “el Milagro”. Muy apenado, don Octavio Guerrero invitó a Lola Beltrán esa noche a cenar en el Club Casino de Chihuahua, donde departieron alegremente junto con otras amistades. La yegua “la Bikina” ganó ambas carreras, la de Chihuahua y la de Guadalajara, teniendo que pagar Vicente Fernández una fuerte cantidad por partida doble al perder esa apuesta.

Precisamente, a raíz de haber perdido don Vicente Fernández las dos carreras de su caballo “el Milagro” contra “la Bikina”, fue que le prometió a don Octavio que él le cantaría y grabaría el Corrido “La Yegua la Bikina” en su próximo disco.

Cuenta don Octavio que la noche de la carrera este pacto se selló con un abrazo en un Palenque totalmente lleno. “Te lo voy a cantar y a grabar, me dijo, lo cual no ha sucedido hasta la fecha. No hay Palenque en que Chente no se acerque para darme un abrazo y me diga: Es que me ganó mucho dinero con la Bikina. A lo que le respondo: estás pendiente conmigo, todavía no me lo haz grabado. Chente dice: ´En quince días te lo grabo´, y hasta la fecha”. Y agrega don Octavio: “Chente, si estás leyendo esta nota, por favor cúmplemelo

Los triunfos de la bikina son merito de un gran entrenador como lo fue salvador (chava) gonzalez que en paz descanse que fue la persona que le saco todo el potencial para esas grandes carreras el originario de Tepetongo Zacatecas y anduvo entrenando caballos por varios lugares y su último lugar que le gustó para establecerse fue Aldama Chihuahua donde tiene su casa y familia

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: