Crónicas de coronavirus 49

Crónicas de coronavirus 49

Ricardo Urquidi

Hace ya más de 40 años, en las Publicaciones Urquidi, me encontré con un libro que cada rato en alusión a un comentario político, social, cultural, antropológico que surgía en las pláticas familiares sobre nuestra identidad chihuahuense, mi Padre siempre hacía referencia a el, estoy hablando de: Crónica de un País Bárbaro de Fernando Jordán, de inmediato como me sucedía en mis mocedades lo devore, asimile desde mi perspectiva, nuestra oriundez, nuestro mosaico étnico, nuestro carácter forjado a golpe climático.

Hoy gracias a los últimos acontecimientos que han sacudido a nuestro estado, lo vuelvo a releer, vuelvo a digerir las letras engarzadas de Jordán, me sacude, me golpea con su crudeza, siempre he dicho que si queremos comprender nuestras raíces en la madre patria, debemos leer a Don Quijote de la Mancha, si queremos asimilar nuestras semejanzas como latinoamericanos: Cien Años de Soledad de García Márquez es imprescindible, si queremos desnudarnos como mexicanos hay que leer El Laberinto de la Soledad de Octavio Paz y si nos vamos a nuestra identidad chihuahuense: Crónica de un País Bárbaro, nos dibuja tal y cual somos.

En muchas ocasiones y gracias a la manipulación que los medios de comunicación nacionales ejercen sobre la opinión pública, no tenemos con certeza todo el marco social- político- económico de un conflicto que sucede en Chiapas, Tabasco, en el centro del país, los intereses económicos, de partidos, nos desvirtúan la realidad y en base a nuestra formación ideológica, nuestra cultura, educación realizamos un juicio a priori de los hechos, ahora siendo el núcleo de la noticia, conociendo nuestra historia, los antecedentes de la problemática social que sucede en torno a la problemática del agua, no tan solo en la Cuenca del Conchos en todo el estado, observando, aquilatando el comportamiento de los agricultores, los monopolistas del agua, la voracidad del nogal, la rapiña de los partidos, la hipocresía, falta de autoridad de gobierno estatal, la manipulación de la realidad a través de mentiras y verdades a medias de gobierno federal, podemos asumir que lo que está sucediendo entre Corral y López Obrador no es más que un microcosmos de lo que acontece a nivel nacional con los diferentes actores de la política nacional.

La actitud de AMLO no es más que un comportamiento perverso, vil, irresponsable de la máxima investidura del país, no es sano confrontar al pueblo mexicano, no es posible echar gasolina a una fogata y esperar que el viento lo apague, en el país auspiciado por el ejecutivo nacional existe una guerra civil verbal, mediática, en donde una parte Gobierno Federal mefistofélico no aplica la justicia solo desnuda a sus enemigos, aprovecha con el fin de implementar un nuevo régimen, todos los atrasos sociales, culturales, educativos que el prianismo dejo, aprovecha las políticas asistencialistas del antiguo régimen para tener más adeptos, aprovecha los bajos niveles educativos de la población para manipularla, aprovecha el enojo social y lo convierte en una lucha de clases, aprovecha el exceso del aparato gubernamental, de la burocracia para exhibir a sus antecesores, aprovecha la corrupción pasada para ocultar la propia y así sucesivamente en una carrera sin cuartel.

Y en ese escenario la población chihuahuense con ese espíritu bárbaro se enoja, se manifiesta, se acuerda del centralismo, de sus adversidades que comienzan en el desierto y terminan en el barranco, de como las huellas de los senderos formaron misiones, desde el Valle de San Bartolomé, hasta Norogachi y Presidio y así poco a poco buscando el agua como principio de vida, la Señora del Desierto fue evangelizada por Jesuitas, conquistada por manos agrestes, que añora en el verano chubascos que mojen sus esperanzas, sus pies ligeros no tienen tiempo para ver los pinos que el caminante deja atrás, por eso cuando ve un líder sin pies ni cabeza en su discurso, en su palabra, nace en el su espíritu bárbaro, que ha llevado a ser cuna de la Revolución en Cuchillo Parado, que se ha sublevado en el Cuartel de Madera, que se movilizo en el 86 por el robo en las urnas, ahora a pesar de su Gobernador y en contra de su Presidente de la Republica reclama que lo dejen de trabajar, que encarcelen al que ha delinquido, pero que por favor ya dejen de exhibirse unos a otros, que se pongan a trabajar, porque los ciclos anuales son muy cortos y un sexenio pasa muy pronto.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: