Chapman para la historia

Chapman para la historia

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

En 1993 en el Sky Dome de Toronto en el sexto juego, novena entrada, un out, dos hombres en base, de la Serie Mundial entre Phillies de Filadelfia contra los Azulejos, los Phillies ganaban 6 a 5 a los canadienses, al bat Joe Carter contra Mitch Williams “La Cosa Salvaje” a una recta de mas de 90 millas le conecta un HR por toda la valla del jardín izquierdo, para convertirse junto con Bill Mazeroski en el segundo pelotero en conectar un HR para terminar un Clásico de Otoño, después de ese juego Mitch Williams jamás  volvió a su nivel.

En la Serie Mundial del 2001 entre Yankees y Diamantes, el relevista sudcoreano: Byung-Hyun Kim, recibió en los juegos cuatro y cinco  batazos de cuatro esquinas para que los Bombarderos del Bronx remontaran, después de esa Serie Mundial, Byung-Hyun Kim se perdió en el firmamento, en el séptimo juego, Mariano Rivera en la novena entrada, revira mal a segunda para que los Diamantes inicien la conquista de su primer anillo de Serie Mundial, el panameño se recuperó mentalmente de lo que ha sido llamado su mas grande error sagrado y ahora ya está en Cooperstown.

En el 2016 los Cachorros con un Joe Maddon en el timón, buscaba acabar con la maldición de la Cabra Willy, una nueva generación de peloteros encabezados por Rizzo, Bryant, Báez, con Lester y Arrieta en el montículo querían darle a la ciudad de los vientos su primer titulo desde 1945, en la recta final no tenían un cerrador de confianza y en contra de su voluntad soltaron a su mejor prospecto: Gleyber Torres por Aroldis Chapman, al final se imponen a los Indios en 7 juegos luego de estar abajo 3 juegos a 1, después de la tormenta, el cubano se quejó de Maddon, ya que para su juicio lo exprimió al lanzar 15 entradas y dos tercios en toda la postemporada, desde entonces el cubano no ha sido el mismo.

Aaron Boone Manager de los Yankees cometió el mismo error que Maddon, abuso de la fortaleza de Chapman al traerlo desde la séptima, paro a los Rays ante una posible sublevación para salvar la entrada, pero en la octava Brosseau le hizo recordar a Altuve, para que de forma traumática le conectaran otra vez un HR decisivo que deja fuera del camino a los Mulos de Manhattan, Chapman siempre será recordado como el cerrador que no completo el trabajo y fracaso, el poseedor de un brazo potente, pero sin fortaleza mental, para mal su figura llevara un estigma cuando se recuerden sus actuaciones, ya nadie se acuerda que el fue el pitcher ganador del séptimo juego de la Serie Mundial del 2016 y que fue artífice en sacudir a los Cachorros de la maldición de la Cabra Willy.

Ahora nuevamente esta generación del Yankees se pierde en el firmamento, hay talento pero no hay un líder, nadie ha podido ocupar los spikes de Capitán de Jeter, es mas que obvio que Boone a pesar de sus virtudes no ha logrado amalgamar a todos los egos de los peloteros bajo su mando, el mas claro ejemplo de ello, es el ponche propinado a Stanton en la novena del quinto juego ante los Rays: cinco lanzamientos sin intentar hacer un swing, los Yankees no doblaron las manos en la novena, el HR de Brosseau los aniquilo.

Rays logran abatir al imperio y lo consiguen con argumentos, con un excelente bull pen, es un equipo modesto con una sed de triunfo y un buen mánager: Kevin Cash, que, si ha logrado un buen ambiente de vestidor, van contra los Astros va a ser una serie de pitcheo contra bateo, el equipo que mejor reporte tenga de sus scouts es el que va a ganar, aquí viene lo fino del rey de los deportes.

Suerte para Tampa Bay, la fiesta ya es ajena en la ciudad que nunca duerme: Nueva York.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: