Los 300 pies del Valente Chacón Baca en el derecho

Los 300 pies del Valente Chacón Baca en el derecho

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

En 1991 gracias a las relaciones publicas del Teniente Coronel Alonso Pérez, Presidente de la Federación Mexicana de Beisbol ante la Federación Internacional de Beisbol, se logró para México la realización del Primer Campeonato Mundial de Campeones Nacionales, evento que tenia como fin reunir a los campeones nacionales de las ligas amateurs de todos los que formaban parte del universo del rey de los deportes, se inscribieron para tal justa: Canadá, Estados Unidos, República Dominicana, Venezuela, Colombia, Nicaragua, Antillas, Cuba, Puerto Rico, Panamá y por supuesto México.

Chihuahua y su gran afición beisbolera fueron los elegidos para albergar el torneo, eran épocas de idilio entre Pérez y los directivos de la Asociación Estatal, eran tiempos en que el beisbol Obispo y Oro surtía a la selección nacional sus mas grandes exponentes, por lo tanto se esperaba un éxito, con sedes y sub sedes abarrotadas, en el papel, la idea de los directivos a nivel internacional cumplía con todas las expectativas, se contemplaban tres grupos de cuatro, jugando México en el Manuel L. Almanza, otro grupo en Juárez y el tercero en Parral, con partidos de relleno en Delicias y Cuauhtémoc.

Ante tal anuncio la fanaticada empezó a frotarse las manos en espera de tan suculento platillo, así transcurrió el tiempo, con noticias esporádicas de los equipos participantes, con la ratificación del aval económico gubernamental, con la convocatoria para la mascota, hasta que un día el Comité Regional de Beisbol de la Cuarta Zona nos anunció que vendrían inspectores de la Federación Internacional de Beisbol a revisar todos los estadios propuestos para ser sedes de los juegos, conocer a través de un reconocimiento si los inmuebles cumplían con el cuaderno de requisitos para ser escenarios de los juegos.

Al tocar el turno al Valente Chacón Baca, recuerdo que llegaron directivos de color de la FIB, de los cuales se me escapa el nombre, con ese tono caribeño, guapachoso, alegre que siempre les acompaña, quedaron gratamente impresionados por la Catedral el Beisbol de Chihuahua, a alguno de ellos la barda del derecho les recordó el Monstruo Verde del Fenway Park de Boston, pero al mismo tiempo le inquieto un dato que reposaba sobre la barda: 297 ft, con una visión ampliamente propositiva, aquel funcionario se dirigió al home, midió empíricamente y ordeno: “Para que este parque sea sede, necesita mínimo los 300 pies por el derecho y el izquierdo, aquí tenemos 297 por el derecho, lo que necesitas hacer es mover el home un metro para atrás, para que te dé los 300, por el back stop no hay problema sigue siendo reglamentaria la distancia al home… es lo único que tienen que hacer”, el directivo atento asintió con la cabeza las instrucciones por realizar dando Gracias haber pasado la inspección, Parral estaba listo.

Conforme se acerco la fecha, el Teniente Coronel no quiso esperarse a conocer el campeón del Nacional para conocer el representante de México en la justa, ese año los Faraones de Nuevo Casas Grandes al mando de Manuel Galaz en Fresnillo, Zacatecas conquistaron el titulo nacional, Alonso Pérez de tajo con autoritarismo, decidió formar una selección con los mejores prospectos del país y el Manager del representativo nacional seria Abelardo Vega, teniendo como coach a Raymundo Sandoval.

A escasos días de dar comienzo el Campeonato, me encontré al Presidente del Comité Regional de Beisbol de la Cuarta Zona en el Valente Chacón Baca, por lo que inquieto le pregunte: “Cuando recorren el home para dar los 300 por el derecho?”, “No hay necesidad, ¿vamos a borrar los 297 y le ponemos 300… asunto arreglado… cual problema?”, de pronto no asimile las palabras, no creía lo que estaba escuchando, mi única reacción fue quedarme callado ante tal resolución.

Después un representativo nacional declino su asistencia al Mundial, al vapor se formo el Dorados B con el Pollo Rubio de Manager y ahora si la selección estatal jugando en el Valente Chacón Baca con un directivo de talla internacional en las gradas contento porque se había corregido el problema del jardín derecho, con Heliodoro Diaz conectándole 3 HR’s al equipo Pinar del Rio, Campeón Nacional de Cuba, con el Bucky Pérez en el montículo llevando a la final a los Dorados pepenados, así fue la anécdota cuando el Valente Chacón Baca cumplió el cuaderno de cargos para ser sede de un evento de carácter internacional.

foto cortesía de out27.com

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: