Checo Pérez termina en la quinta posición pese arrancar último

Checo Pérez bien podría impartir un máster de cómo remontar. Al piloto mexicano le ocurrió casi de todo en su estreno con Red Bull y pintaba para un fin de semana de terror. El mexicano tuvo una penalización en la clasificación que le marginó a la undécima posición. El día de la carrera un fallo en el motor le dejó parado minutos antes del arranque y tuvo que iniciar en el último lugar. La capacidad de resiliencia del mexicano pudo más y logró escalar hasta la quinta posición en el Gran Premio de Baréin.

El mexicano elevó las expectativas sobre su primera carrera con una escudería de alto rango. Llegó a Red Bull como el compañero de Max Verstappen, segundo en la carrera de este domingo tras perder ante Lewis Hamilton, y se ganó la confianza de un equipo que intenta retar la racha de gloria de Mercedes. La clasificación del GP de Baréin amargó a Sergio Pérez quien no pudo a meterse a la última ronda al ser penalizado por salirse de la pista en una de las curvas. El mexicano podía volverlo a intentar y cambiar de neumáticos para intentar dar una vuelta más rápida, pero la decisión del equipo fue mantenerse con unas gomas medias que, al final, le impidieron pelear por lo alto y le estancó en la undécima posición en la largada.

Este domingo, Checo Pérez se quedó varado en la pista en la vuelta de formación. Un problema en la unidad de potencia del motor le hizo empezar la carrera desde el pit lane, en la última posición. El nacido en Guadalajara se volcó a lo suyo: remontar contra cualquier pronóstico. En las primeras 19 vueltas logró escalar hasta la tercera posición. Con el cambio de neumáticos, Pérez se mantuvo en la pelea por el cuarto lugar aunque el buen impulso del McLaren de Lando Norris lo dejó atrás. La afición de Fórmula 1 le otorgó al mexicano el premio al piloto del día por su pericia en la pista.

La carrera que consagró a Sergio Pérez ocurrió el año pasado durante el Gran Premio de Sakhir cuando logró salir del hoyo de la última posición para ganar la carrera. Se encumbró tras una carrera perfecta y tras la caída de varios pilotos. Ese fue el primer triunfo del mexicano tras su debut en la Fórmula 1 en 2011.

Pérez, con un estilo agresivo y acertado, dejó algunas grandes postales al adelantar a su excompañero Lance Stroll de Aston Martin y también al Ferrari del español Carlos Sainz. El piloto mexicano de 31 años arribó a Red Bull para ser el escudero de Verstappen y presionarle para pelear por el título frente a Hamilton y Bottas. Checo sabe que aún puede dar más y quiere volver a subirse al podio.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: