El reto no es deportivo

El reto no es deportivo

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Empieza la edición 85 de la liga mas antigua de Chihuahua, La Liga Regional la síntesis de nuestro pasatiempo, los polvos del diamante, las crónicas épicas, están a punto de escribirse en un libro en blanco con el nombre: Temporada Santiago “Chago” Obregón.

A partir del sábado cuatro equipos van a salir al terreno de juego para ir tras de la corona 2021, como ha sucedido desde 1936 el éxito deportivo esta asegurado, sobre todo en El Valle, Santa Barbara y El Oro, en el Valente Chacón Baca estaremos a la expectativa de como responde el fanático, si por las entradas en la Liga Sabatina, recientemente concluida, nos guiamos, podríamos decir que van a estar buenas las entradas en la Catedral del Beisbol.

En el Panamericano Pérez, en el Once de Julio, en el José María Torres, como todos los años la gente responde, inclusive los fanáticos de la cabecera de zona aprovechan los juegos foráneos en los estadios en mención para salir del terruño, dar la vuelta, recordar en la nostalgia como sus ancestros disfrutaron atrás de la barda los juegos de pelota, una tradición que va de generación en generación.

La expectativa del aficionado es grande, los equipos que se han conformado, cumplen, van a dar la pelea, tal vez el más débil es El Valle, el favorito es el campeonísimo Frisco, la Sección Once ha armado un buen equipo y el Ayuntamiento Parral va con la juventud por delante, los nuevos directivos solo están a la espera que se les entregue el Estadio Parral en ceros, los adeudos no son de ellos, son de Gobierno del Estado, la mesa esta puesta para que comience la fiesta, el reto ahora no es deportivo…

El reto es el COVID 19, el reto es ser responsable, hay en el imaginario colectivo, la falsa idea de que, si se permite jugar la Liga Regional, todo va a ser como antaño, percepción equivocada.

Los estadios van a recibir solo el treinta por ciento de aforo, los municipios deberán sanitizarlos antes de los juegos, deberá existir un contador en la taquilla para cuando se llegue al limite cerrar la puerta, al ingresar se les debe tomar la temperatura, no permitir el acceso sin cubrebocas, proporcionar gel antibacterial, en las gradas deberá estar especificado en las butacas, o en los espacios la distancia entre los espectadores, designar elementos de las fuerzas publicas para hacer cumplir la sana distancia, la permanencia y buena colocación del cubrebocas durante todo el partido.

En los casos de Santa Barbara, El Oro y el Valle donde se acostumbra a disfrutar en su mayoría el partido atrás de la barda, el control debe ser mayúsculo, será un esfuerzo emergente cada miércoles, cada sábado, cada domingo por parte de los ayuntamientos, contener las irresponsabilidades de los fanáticos que se vayan a dar, pero no alcanza ninguna fuerza pública, ni la mayor cantidad de elementos asignados para esas tareas, si el fanático no asume por propio interés ser disciplinado, ese es el reto a seguir en la Liga Regional, el reto deportivo está asegurado.

Somos indisciplinados por naturaleza, incrédulos a las disposiciones sanitarias, rebeldes ante la autoridad, si estas costumbres nos ganan, lo mas seguro que antes de seis semanas de lo que se tiene programado para que dure la Liga Regional, la autoridad sanitaria la suspenda por el peligro que representa para la población y por segundo año consecutivo nos quedaremos sin campeón, esa será la consecuencia de nuestro comportamiento en las tribunas, atrás de la barda.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: