Crónicas de Coronavirus 58

Crónicas de Coronavirus 58

Ricardo Urquidi

Gori o Koba Stalin el más claro ejemplo de lo que ha significado para el mundo el comunismo, que gobernó Rusia de 1922 a 1955, fue un estudiante brillante, becado que ingreso al Seminario Teológico de Tiflis y de ahí empezó su carrera política.

Fidel Castro, curso tres carreras, Derecho, Derecho Diplomático y Ciencias Sociales, solo termino la carrera de Abogado, gobernó Cuba por 50 años.

Ernesto “Che” Guevara, argentino de nacimiento, cubano naturalizado, estudio Medicina, además fue escritor, poeta, novelista, su vida ha sido objeto de inspiración de cantautores, de películas cinematográficas.

Hugo Chávez, gobernó a Venezuela de 1999 hasta el 2013, estudio en la Academia Militar de Venezuela, se graduó de Licenciado en Ciencias y Artes Militares.

Nicolas Maduro, sus estudios llegan hasta secundaria o el equivalente de preparatoria, no curso una carrera profesional y antes de entrar a la política, fue conductor de camiones.

Nuestro ilustre Presidente de la Republica, es abogado en Derecho, si bien es cierto que termino su carrera en 1976 y duro 15 años en titularse, termino su carrera con promedio de 7.2, con un total de 25 materias aprobadas y 7 reprobadas. Además de los 39 exámenes que presentó, 16 eran extraordinarios (casi la mitad), no fue por mucho un ejemplo de excelencia académica.

Con estos ejemplos de lo que han sido los iconos más representativo del Comunismo, del Socialismo Nacionalista, observamos, ya sea con sus defectos y virtudes, con las criticas propias por el espacio y tiempo que vivieron o vivimos, con sus crímenes de lesa humanidad, sus prisioneros políticos que en su momento se opusieron a sus regímenes, como el comunismo que nace con la Revolución Bolchevique en Rusia en 1917, llega a su punto álgido cuando después de la Segunda Guerra, Los Aliados y Rusia, ganadores del conflicto, se dividen Europa y por lo tanto nace la Guerra Fría, que empieza a diluirse con la caída del muro de Brandeburgo en 1989 y termina con la disolución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas(URSS) en 1991, dejando atrás una época de enfrentamiento mundial entre el Capitalismo y Comunismo, para dar paso a sistemas políticos más democráticos.

Ahora gracias al agravio de Estados Unidos a los pueblos latinoamericanos, gracias a ese capitalismo voraz, gracias a la corrupción de los gobiernos latinoamericanos, hay una nueva corriente que ha implementado dictaduras de corte Social Nacionalista en Brasil, Argentina, Bolivia, Venezuela y por supuesto Cuba, ahora toca el turno desgraciadamente a México vivirla, pero estas dictaduras en su origen e intención están desfasadas, son ya anacrónicas y tienen como líderes, no a estadistas como Stalin, Castro o al Che Guevara, sus actuales representantes, no solo no se adaptan a las nuevas épocas, son una copia grotesca de las que las antecedieron.

En el caso que nos ocupa, Andrés Manuel López Obrador, dista mucho de ser un estadista, su dislexia oral, desespera, su claridad de pensamiento confunde, sus mentiras diarias deberían ser censuradas por la autoridad, su manipulación de la realidad ya nadie se la cree, su visión de México o lo que quiere de México, es totalmente utópico, es como volver al pasado, sacar un político de la vieja guardia del PRI y traerlo al presente, todo lo que quisieron hacer en los 60’s los priistas de izquierda, que tenían a Fidel Castro como su ídolo, como su ejemplo a seguir, insistían en copiar el sistema cubano y la llevaron con políticas públicas de educación a las aulas de la UNAM, sin embargo los contrapesos internos del Revolucionario Institucional, los detuvieron de tajo en Octubre del 68 con la Noche de Tlatelolco, Diaz Ordaz para salvar sus demonios internos, nombra a Luis Echeverria como su sucesor y la izquierda del PRI se destapa, se quita la capa y lleva al país a una de sus épocas más inestables y desastrosas que ha vivido México, Echeverria y López Portillo con su populismo, con sus políticas asistencialistas, olvidando el crecimiento sostenible implementado por el parralense Antonio Ortiz Mena, llevan al país a la frivolidad, al nepotismo, al despilfarro, a la corrupción sin límites, tan es así que el slogan de campaña de Miguel de la Madrid fue: La Renovación Moral.

Así es López Obrador una mezcla diluviana de Echeverria y López Portillo, pero elevado a la decima potencia, donde a diario nos enteramos de actos de corrupción, de obras faraónicas, de nepotismo de sus hijos, de desaparición de las instituciones, de agravios a los poderes de la unión, de servidumbre política, de asistencialismo irresponsable, los programas sociales de los Ninis, de Sembrando Vida, la construcción de los Bancos de Bienestar, es como lo que Parral vivió cuando miles de parralenses fueron estafados por Pegaso, a este ritmo de desvío de finanzas públicas, llegara el momento que la hacienda publica se quede sin recursos de nuestros impuestos, hoy tenemos una oportunidad de detener tal locura, este 6 de Junio vote por quien quiera, menos por Morena, si no le quitamos el congreso, nos quita el país.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: