Estatal en veremos

Estatal en veremos

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

Las fechas del Estatal de Beisbol de Mayores llega en plena tercera ola de la pandemia, cuando estamos pagando las irresponsabilidades de viajar, vacacionar en Semana Santa, las cifras de contagiados y fallecimientos en Abril, alcanzan los mismos índices de Octubre del 2020, estamos en semáforo naranja por cuestiones económicas, si prevaleciera el criterio sanitario seria rojo.

En la actividad deportiva, previo al cambio de semáforo efectuado el viernes 23 de Abril y vigente por 15 días, con cierres del comercio de los centros comerciales los sábados y domingos, en las semanas anteriores los eventos locales, regionales y estatales, se relajaron poco a poco las medidas, el protocolo COVID a la mexicana se les empezó a olvidar, a ejecutar, cabe señalar que fue después de semana santa cuando sucedió lo anterior, en la Liga Regional, la prensa señalo, sobre todo en el Valente Chacón Baca, que los mismos directivos y encargados de la liga, no predicaban con el ejemplo, en Santa Barbara, El Oro y El Valle el municipio ejecuto al pie de la letra las instrucciones sanitarias de jugar sin público.

En otras disciplinas deportivas que se practican en Parral, fue parcial el seguimiento al protocolo COVID, en primer lugar el futbol en todas sus modalidades se jugó con público, primer omisión, el caos fue en el Estatal de Futbol 7, con equipos de todo el estado, que provoco una movilidad muy peligrosa, que dejo a Parral con índices de contagio y fallecimientos que nos colocaron en los primeros lugares a nivel estatal, en el softball también fue parcial el seguimiento, en el basquetbol, voleibol se jugó sin público y con las medidas elementales, a grandes rasgos fue el panorama que vivió Parral y sus ligas, previo al cambio de color en el semáforo epidemiológico.

Ahora en el rey de los deportes ya empezó la cuenta regresiva, ahora el Estatal no empieza el 13 de Mayo se pospone al 27, comienza la incertidumbre, dependemos del comportamiento del coronavirus, los altos mandos de la Liga estatal de Beisbol imploran a los cuatros vientos que vuelva el amarillo, para poder jugar, señalan con el dedo índice a la Liga Estatal de Basquetbol que en estos momentos esta jugando la final, porque a ellos y a nosotros no?, claman su queja sin saber que la LEB desde principios de temporada ha realizado semanalmente exámenes COVID a todos sus jugadores, cuerpo técnico, personal administrativo, inclusive a la hora de viajar, se hospedan dos por cuarto, no se les deja salir del hotel, su logística, organización debe ser sujeta de estudio, de ejemplo y sobre todo preguntarles a los directivos: “Como han sobrevivido sin entradas?”.

El Instituto Chihuahuense del Deporte, ha informado a la Liga Estatal de Beisbol que, si quieren jugar con público en estas épocas de pandemia, lo deben de hacer con semáforo verde, si quieren Estatal con aforo al 30 por ciento en semáforo amarillo, sin público con semáforo naranja y en semáforo rojo en ninguna circunstancia hay Estatal, así de claro es la advertencia y normatividad por seguir.

En estas épocas de irresponsabilidad social, con campañas políticas, con la llegada del calor que provoca que la familia salga del hogar, con movilidad urbana sin restricciones de lunes a viernes y clandestina los sábados y domingos es muy poco probable que cambiemos de color en el semáforo, por lo que el Estatal está en veremos.

Si los directivos del Beisbol Estatal, sacrifican inversiones por comenzar la competencia bajo la normatividad que ha jugado el basquetbol, sus costos se elevarían significativamente, imagínense un directivo o una liga acostumbrada a viajar cada semana con delegaciones superiores a los 40 elementos, que hospeda a sus jugadores en razón de cuatro por habitación, realizar por semana exámenes COVID a su delegación superior a los 50 integrantes, disciplinar a su equipo para que en gira no salgan del hotel, con estadios que no cuentan o no están habilitadas las regaderas para el higiene después del partido, que los peloteros viajan en el autobús con sudor al término del partido, les dejo a su imaginación las consecuencias o los riesgos que existirían al jugar un Estatal en estas condiciones.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: