Final Inesperada

Final Inesperada

La Pera del Olmo

Ricardo Urquidi

“Cada día es una nueva oportunidad. Puedes construir sobre el éxito de ayer o poner tus fracasos en el pasado y empezar de nuevo. Así es la vida, con un nuevo juego cada día y así es el beisbol”: Bob Feller (Jugo con los Indios de Cleveland, lanzó 3 Juegos sin hit, ni carrera, 266 victorias y 2,581 ponches, fue inducido al Salón de la Fama en 1962)

Desde que inicio la Liga Regional 2021, Temporada Santiago “Chago” Obregón, la Sección Once y el Frisco en el papel, se mostraban como los mas amplios favoritos para alzarse con el banderín, los dos se armaron para ir en busca del título, uno motivado por la sequia de 30 años que pesa por la afición del Volcán de la Once, otros para revalidar su hegemonía en la Cuarta Zona y buscar el Tetra Campeonato para sus seguidores auríferos.

Los pronósticos no fallaron, la Sección los llevo a la excelencia, con un nuevo mánager que sigue la escuela de Guereca: Raúl Alderete, termino la corta temporada con marca invicta de 9-0, no hubo pitcheo rival que aguantara seis entradas de metralla pura, los lanzadores rivales, aguantaban la embestida en su parque o en la Caja de Cerillos, como barreno que busca la veta en las entrañas de la tierra, así se doblegaban los rivales con los bates santabarbarinos.

Por su parte el Frisco, con su clásico comienzo de temporada, sufría altibajos, no era raro, ese fue su comportamiento en las ultimas tres temporadas, para luego al comenzar los playoffs se convertía en una maquina destructiva de brazos en el montículo, la mesa pues estaba puesta, al terminar el rol, el Campeonísimo llego en segundo, evitando enfrentarse a su más acérrimo rival para que todo mundo sin excepción, pronosticara el clásico del beisbol de Chihuahua para a final 2021: La Once contra el Frisco.

Solamente que, en el guion de la película, se olvidaron del Ayuntamiento, un equipo que empezó sin pitcheo, con chavalos que no estaban preparados para el nivel de pelota de la Liga regional, con nocauts y supernocauts a cuestas, con su mánager que hizo vereda del dogout al montículo, tratando de encontrar un brazo que detuviera las masacres.

Sin notarlo le empezó a llegar pitcheo foráneo: Sergio Chiul, Mauricio Ávila, Jesús Serrato, Víctor Sepúlveda, además de los locales: Benjamín Vázquez, Erick Cano, Junior Rivera, Enríquez, en la ofensiva: Chino Cano, Junior Rivera, los hermanos Quintana, Julián Villanueva, Calita Enríquez, Hugo Flores, mostraban a un equipo modesto incapaz de aspirar a la segunda ronda, hasta que en tan solo dos días, llego una combinación de exceso de confianza, asombro, héroes inesperados, duelos de pitcheo, beisbol que da, beisbol que quita y se cristalizó una de las mas grandes hazañas de los últimos años en la Liga Regional.

Podemos afirmar que lo que sucedió entre el Frisco y Ayuntamiento, fue, toda proporción guardada, parafraseando al Maracanazo de Uruguay sobre Brasil en el Mundial de Futbol en 1950, un Panamericanazo en la casa de los auríferos.

Después de ser noqueados en el primero de la semifinal, viene Sepúlveda, zurdo con muy buenas hechuras y sostiene un duelo de pitcheo, de esos que se extrañan en esta época de sequia de brazos contundentes, Urías con rectas de 90 millas, el zurdo con 88, llegan los relevos y en once entradas, los comandados por Jimmy dejan en el terreno al Frisco con un HR del Chino y la carrera del gane producida por el mismo para trasladarse a El Oro, todo mundo, incluyéndome, volteábamos para todos lados y no veíamos abridor por parte de los municipales para el tercero, el Frisco con Rafael López, foráneo, recién llegado no tenia ese problema, a pesar de empatar nadie creía que Ayuntamiento fuera capaz… y Jesús Serrato nos calló la boca.

El lagunero se equivoca con Alan Gutiérrez, pero a partir de ahí cerro la puerta, mientras el beisbol le daba a manos llenas a los parralenses y a los auríferos se los negaba, así se fue construyendo la épica remontada, para llegar a la agonía y el éxtasis de la novena cuando con marcador de 6 a 2, los del Oro hilvanan un rally de 3 para acercarse a una carrera del empate y hombre en segunda para ganar, pero Junior Rivera dice que no y domina a Sammy Domínguez para el out 27 que los catapulta a la final contra la Once.

Gracias beisbol por sorprendernos y darnos un viernes de COVID, lleno del rey de los deportes.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: