Crónicas de Coronavirus 62

Crónicas de coronavirus 62

Ricardo Urquidi

Cuando en la actualidad nos enteramos de que parientes de López Obrador a través, alrededor de las finanzas públicas están haciendo negocios, actos de corrupción a costa del erario público, La Cuarta Transformación ingenuamente nos hacen creer que son ataques sin fundamento de los Neo Liberales, que hay un complot para desacreditar al Ejecutivo, los ejemplos vienen uno tras de otro: Pio López Obrador que recibió dinero ilícito para campañas políticas, los contratos de Felipa Obrador con PEMEX del orden de los 370 millones, las fábricas de chocolate, los viajes al extranjero, los matrimonios con reinas de belleza de los hijos de López Obrador, los desvíos de Jessica Moreno en el gobierno de Veracruz cuando se desempeñaba como Oficial Mayor, Concepción Falcon, Sindica de Macuspana, Tabasco, cuñada de López Obrador, señalada por un desvío de 200 millones.

La actual ola de impunidad que cada sexenio gozan los familiares del Ejecutivo Federal es una constante en los gobiernos totalitarios, autoritarios, demagógicos, López Obrador no es la excepción… al final de cuenta AMLO no es más que un político corrupto, ni es samaritano, ni es iluminado, ni es un transformador, es un simple delincuente de cuello blanco, como muchos que han existido en Los Pinos y ahora en Palacio Nacional.

En la administración de José López Portillo(1976-1982), los ejemplos de familiares que incurrían en nepotismo, llego al colmo: Guillermo López Portillo, primo, Director del Instituto Nacional del Deporte, hoy CONADE, Carmen Romano de López Portillo, Directora del Sistema Nacional de Desarrollo Integral de la Familia(DIF), Margarita López Portillo, Directora de la Comisión de Radio, televisión y Cinematografía(RTC), José Ramon López Portillo-Romano, Hijo, (A quien López Portillo lo llamo públicamente el orgullo de mi nepotismo) Sub Director de la Secretaria de Programación y Presupuesto, los negocios que hicieron bajo el amparo de sus apellidos son de las mismas características que los actuales López que saquean al país.

Si nos vamos al sexenio de Salinas de Gortari lo mismo, de Ernesto Zedillo igual, de Vicente Fox los que aprovecharon los negocios fueron los hijos de Martha Sahagún, los Bribiesca, con Felipe Calderón, sus hermanas: Luisa María y Carmen de Fátima, además de él se sirvieron con la cuchara grande sus cuñados: Juan Ignacio y Diego Hildebrando Zavala, con Peña Nieto toda la parentela del Grupo Atlacomulco realizo negocios a diestra y siniestra.

Todo lo anterior los Ejecutivos Federales lo han hecho, porque se los hemos permitido, al no existir contra pesos en el sistema político mexicano, al existir un Congreso de la Unión, cuyos diputados están ahí por sus compromisos contraídos con un sistema, con un partido, no con un electorado que los eligió, la prensa, el cuarto poder tampoco ha sido un contrapeso, se ha ahogado en el confort que da el chayote, las prebendas que da el poder, lo fácil que es manipular a un pueblo ignorante con escasa educación y cultura política.

Así en ese devenir el ciudadano, el vecino común y corriente tampoco ha sido un contrapeso en la vida política del país, se apaga en los estereotipos, le han inculcado que manifestarse es ser un revoltoso, no quiere salir de su confort, por muy mediocre que sea, se desanima a participar porque no ha visto que el voto signifique un cambio, porque al otorgarlo, lo pierde por lo corrompido que esta el sistema.

Es en esta elección a diferencia de muchas otras, cuando por fin se está dando un debate en el principal segmento de la sociedad: la clase media, al ver que todas las políticas económicas, de desarrollo de la actual administración federal tienen como objetivo mermar su poder adquisitivo, ya está más participativa, la fragmentación que ha sufrido la ha puesto a discutir, para beneplácito de pocos y esperanza de otros.

Los que están en medio de la batalla política, los que le compran a los monopolios y subsidian a la marginación, están discutiendo en redes sociales, en tertulias, en carnes asadas, unos a favor y otros en contra de AMLO, en esa vorágine de discusión surgen las expresiones tribales, que a costa de todo, incluyendo la irracionalidad, la discriminación, defiende a toda costa su posición, con argumentos a veces infantiles, a veces salpicados de estupidez, pero siempre reafirmando a través del odio, del rencor social, los grandes agravios que el sistema político mexicano ha dejado en ellos.

¿Qué parte de esa parte de esa clase media de nuestro país voto por AMLO en el 2018 y ahora desde su perspectiva no lo va a hacer?, su voto será decisivo para derrotar e impedir que Morena tenga mayoría en el Congreso de la Unión?, lo sabremos el 6 de Junio.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: