Crónicas de coronavirus 64

Crónicas de coronavirus 64

Ricardo Urquidi

“Es una paradoja que todos los dictadores hayan subido al poder por la escalera de la libertad de expresión. Inmediatamente después de alcanzar el poder cada dictador suprimió la libertad de expresión a todos excepto la suya propia.”: Herbert Clark

Durante 18 años, Andrés Manuel López Obrador, fue una piedra en el zapato para los que detentaban el poder, sabedor del entarimado, de lo que sucede atrás del escenario político, desnudo a la clase política con sus críticas, sus señalamientos, aprovechó en todo momento la libertad de expresión, ahora que esta en el poder, la censura, la estigmatiza, sabe que él es un producto del odio, de la división y recurre en todo momento a esa estrategia.

“En el pecho de Hitler, en el lugar donde debía existir un corazón, había solo un hueco.”: Albert Speer

En la historia de quienes han estado en la silla presidencial, hemos tenido dictadores, patriotas, superfluos, ególatras, mujeriegos inclusive, banales, inteligentes, estadistas, idiotas, alcohólicos, ignorantes, pero ningún Presidente de la Republica había mostrado tanto odio, resentimiento, amargura, crueldad como López Obrador.

“Cruce de superhombre y bufón, el caudillo hace y deshace a su antojo, inspirado por Dios o por una ideología en la que casi siempre se confunden el socialismo y el fascismo —dos formas de estatismo y colectivismo— y se comunica directamente con su pueblo, a través de la demagogia, la retórica y espectáculos multitudinarios y pasionales de entraña mágico-religiosa.”: Mario Vargas Llosa

Cada Presidente de la Republica ha escondido hasta donde la inteligencia de su pueblo llega, sus limitaciones, los ajenos a los discursos delegando poder en sus secretarios de estado, su fealdad en su carácter enérgico, rígido, pero nunca, nunca habíamos tenido un Ejecutivo Federal que pretenda vender sus mentiras oficiales en un espectáculo, cómico, ridículo, manipulador como son las mañaneras.

La descomposición de todo gobierno comienza por la decadencia de los principios sobre los cuales fue fundado”: Montesquieu

Es ya sintomático y notorio la putrefacción de la llamada Cuarta Transformación, sus excesos, sus políticas sin rumbo, nos llevan a la reflexión de que el país necesita contrapesos efectivos al poder omnipotente que pretende ejercer AMLO, uno de ellos es quitarle el Congreso de la Unión, impedir que todas sus modificaciones a la constitución tengan un alto, si así se determina el próximo 6 de Junio, llegara un contrapeso a su desbocada actitud retrógrada, visión antediluviana que tiene del país.

Los contrapesos son parte de la democracia, son los que marcan un equilibrio entre la cordura y los excesos, pero si López Obrador tiene el Congreso de la Unión, al Supremo Tribunal de Justicia de la Nación, a los Magistrados que continuamente son amenazados, extorsionados por sus pasados, no hay contrapesos, en la próxima elección del 6 de Junio, además de un referéndum hacia la actuación de López Obrador, también esta nuestro poder de darle a la sociedad, al país un contrapeso al detener toda esta locura senil de un dictador que ya sin tapujos, quiere hacer y deshacer todo lo bueno que se ha logrado en décadas de contrapesos políticos, que lograron que muchas instituciones fueran creadas, que lograron acotar el presidencialismo faraónico, respetar los derechos humanos, que desaparecieron los caudillos, los dictadores.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: