Marcelino Cruz, jornalero rarámuri en busca de su sueño musical

Gorki Rodríguez | El Sol de Parral

Marcelino Cruz Bustillos es originario del poblado de Tecorichi, del municipio de Balleza, perteneciente al estado de Chihuahua. Originario de la etnia rarámuri, Marcelino, a los doce años de edad, migró a la ciudad de Jiménez Chihuahua, para trabajar en las pizcas de chile, fue aquí en la ciudad de Jiménez que comenzó su gusto por la música.

Sosteniendo la guitarra, mientras voltea con la mirada fija a la cámara, Marcelino Cruz Bustillos, originario del poblado de Tecorichi, comenta que desde muy chico y ante la necesidad de trabajar, emigró a la ciudad de Jiménez , para laborar como jornalero agrícola, en las temporadas de la pizca de chile.

“Cuando yo me vine, pos estaba muy niño, tenía como 12 años, y pues desde esa edad, comencé a trabajar ahí en las pizcas de chile, pos si esta carajo pero hay que chambear, desde entonces pues si he ido a la sierra a mi pueblo, pero pues nada más de entrada por salida, ¡pues allá aún tengo familia! Y por eso voy, si no pues yo aquí me quedo”, Marcelino Cruz Bustillos.

Entre los lapsos de tiempo, de un fotograma a otro, Marcelino, o mejor conocido por la gente de Jiménez como Chelino, afina su guitarra, mientras expresa, que en la temporada de chiles, todos los días se tiene que levantar muy temprano, a veces desde las cuatro de la madrugada y otras desde la cinco de la madrugada, dependiendo de a donde vayan a asistir a laborar, pues comenta, que en la pizca de chiles no existe algún lugar seguro, ya que así como un día pueden ir a laborar a un rancho al siguiente pueden asistir a otro campo agrícola, ya que depende de donde encuentren transporte para asistir a la labor.

“Desde que he estado aquí en Jiménez, comencé a tomar el gusto por la música sierreña, pero esos corridos feos no, más bien, ¡así haz de cuenta! Música de guitarra pero romántica, que es la que más me gusta”, Marcelino Cruz Bustillos.

Mi mayor ídolo, creo yo que es el mejor, es Ariel Camacho, ¡A ese nadie le podía llegar! Tocaba bien perrón y tiene muy buenas canciones, pues fue por eso que me motive a tocar la guitarra y luego a cantar.

A los 17 años de edad y a base de mucho esfuerzo, Chelino, se compra su primer guitarra, la cual comenta que la adquirió por el costo de $5000 pesos, y fue desde este momento que a través de tutoriales en YouTube y amigos que ya tenían conocimiento en el manejo del instrumento, fue como pudo comenzar a tocar la guitarra.

“Cuando yo comienzo con la guitarra, pues mucha gente me decía que tocaba bien feo y que no la armaría, pero pues es lo que me gusta a mí y yo le seguí, poco a poco he ido agarrando experiencia y pues también creo yo he mejorado”, Marcelino Cruz Bustillos.

Desde uno de los bolsillos de su pantalón de mezclilla, saca su celular y lo enciende, mientras dice ¡mira! este video era de cuando apenas empecé a cantar, e inmediatamente le da play, reproduciendo el video con una canción romántica de Ariel Camacho, para momento después, cambiar de video y reproducir otro, una grabación actual de hace tres días.

En la grabación se puede apreciar una gran diferencia, desde que Chelino, comenzó con la cantada y hasta el día de hoy, en especial en los arreglos producidos por la guitarra y la pronunciación del español, lengua que en un principio de su llegada a Jiménez, se le complicaba pronunciar.

Contento por la entrevista, Marcelino comienza a tocar una canción del artista Miguel y Miguel, de título, “Las medias negras”, cuyo fragmento de letra comienza de la siguiente manera:

“Lo primero que miré, nomás al cruzar la puerta

Un hermoso par de piernas cubiertas con medias negras

Desde un banco de la barra lanzaba miradas tiernas

Prometiendo, con sus ojos, noches de pasión eternas”…

“He tenido tres guitarras, desde que compre la primera, pues yo para eso trabajo, para comprar mis instrumentos, la guitarra más cara que he tenido fue de $10,000 pesos, pero yo más delante y primero que haya más trabajo, me quiero comprar una Takamine, esas guitarras pos son las más perras que utilizan los artistas ya grandes”.

Las guitarras Takamine, son de las mejores marcas de acústicos en el mundo, con presencia desde el año 1959, con ubicación en el monte Takamine en la ciudad de Sakashita, en el centro de Japón.

Chelino actualmente reside en uno de los barrios más rezagados del municipio, en el barrio de la Estación, donde los habitantes del barrio, conocen y aprecian a Chelino, por su sencillez y sus dotes artísticos con los que cuenta.

“Pues de noche cuando llego aquí al barrio, la gente me pide una canción, o me invita a sus fiestas, para que les cante una o dos canciones, y pues claro que voy, pero así con gente que es muy cargada pues no”Marcelino Cruz Bustillos.

De noche y a las afueras de la capilla del barrio la Estación, a veces se puede hallar a Chelino cantando canciones, mientras un nutrido de grupo de personas de todas las edades, en especial jóvenes, lo escuchan de manera atenta.

“Es mi manera de ensayar, cantando así canciones afuera de donde rento o en la iglesia, y pues la gente me viene a ver y eso me emociona”.

Ante la falta de oportunidades y de apoyo por parte de la autoridades municipales, Chelino ha sido un colaborador activo en la promoción de la cultura, (él sin saberlo), ya que muchos jóvenes del barrio la Estación le piden consejos de como comenzar a tocar la guitarra.

Pues yo siempre trato de ayudar a la gente y a los que me piden apoyo de como comenzar a cantar o tocar la guitarra, pues a mí casi nadie me enseño, y pues se siente feo que no te apoye nadie, por eso quien me pide consejos pues se los doy.

Actualmente Chelino trabaja, así como cientos de indígenas, en las pizcas de chile, para poder subsistir, pero expresa que él está abierto a contrataciones para cantar, ya que supondrían una entrada de dinero más.

“Bueno pos, es todo como comenzó esto de la guitarra, así como te dije, y pues aquí seguimos echándole ganas”, Marcelino Cruz Bustillos.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: